Inicio Internacional Encara al Papa víctima de abuso

Encara al Papa víctima de abuso

5 minuto leer
0
0

El Papa Francisco afrontará uno de sus retos más difíciles y controversiales. Juan Carlos Cruz, una de las víctimas de abusos sexuales por parte del sacerdote Fernando Karadima, pasará una semana en el Vaticano para reunirse con el líder de la Iglesia católica.

Francisco, quien reconoció haber cometido equivocaciones en su manejo del caso de este clérigo en Chile, hallado culpable de pederastia y retirado del cargo en 2011, defendió por mucho tiempo al obispo Juan Barros, señalado por las víctimas de haber sido testigo y encubrir los crímenes.

La presión internacional escaló al punto que Francisco ordenó una investigación sobre las denuncias y, al recibir los resultados, ofreció una disculpa pública a tres de las víctimas, entre ellos a Cruz, quien previo a su encuentro tuvo una entrevista con The New York Times.

Juan Carlos apunta que el Papa tendrá reuniones individuales con los tres mencionados y que él se verá cara a cara con el Pontífice el próximo domingo 29 de abril, encuentro que no tendrá sentido si no resulta en acciones concretas.

«Y despedir a algunos obispos tampoco va a ser suficiente», añade.

Respecto a la disculpa de Francisco, Cruz descarta que sea un acto de relaciones públicas y espera con ansias hablar con él, pues será completamente honesto respecto a lo que vivió en su juventud.

«Más que nada (quiero contarle) el dolor y sufrimiento de tantas personas y de algunas que han sufrido más que yo. Tengo amigos que se suicidaron. Tengo que asegurarme de que nuestro caso no sea tratado como algo aislado», señala.
Juan Carlos tenía aproximadamente 16 años cuando se unió a la parroquia de El Bosque, en Santiago, presidida por Karadima, pues su padre acababa de morir y se sentía vulnerable.

«El abuso fue masivo, Este hombre estuvo abusando de niños y jóvenes de 1958 hasta 2010 o 2011. Yo estuve ahí ocho años, en ese ambiente, bajo su hechizo».

Al ser cuestionado sobre cómo aseguran que tanto el obispo Barros como otros implicados en Chile estaban al tanto del abuso sexual, Cruz dio detalles sobre sus interacciones.

«Eran testigos cuando Karadima besaba a alguien en los labios o le metía la lengua a la boca. O cuando estábamos en la habitación de Karadima y él decía: ‘Ahora todos para fuera’, todos sabían lo que sucedía después de esto. Pero nadie decía nada».

A pesar de sufrir las declaraciones iniciales de Francisco, donde tachaba de calumnias las acusaciones contra Barros por no presentar pruebas, Juan Carlos no quiere estar molesto con el Papa y señala que la gente se puede equivocar; sin embargo, critica que su respuesta fue retardada y que no entendió la situación en su momento.

Por ello, espera con ansias su encuentro para poder expresar sus comentarios con la mayor honestidad posible.

«Tengo una imagen del Papa que, no importa qué tan destrozada quede, es el Papa. Espero que todos obtengamos algo de sanación de esto, para nuestro bien», sostiene Cruz.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Internacional

Deja una respuesta

Mira además

La Inteligencia Artificial transforma el paisaje financiero mexicano

En un escenario donde los gastos globales en Inteligencia Artificial (IA) alcanzaron los 1…